viernes, 11 de diciembre de 2015

GENERANDO NUEVOS PASTORES.

Un valor fundamental en el trabajo celular es la multiplicación. En todos los sentidos: multiplicación de conversiones, de bautismos, de líderes, de células, etc. Eso incluye también la multiplicación de las iglesias. De acuerdo con algunos expertos, una iglesia puede ser plantada en un lapso de 12 meses. Por supuesto, eso implica tener el equipo pastoral necesario para hacerlo. Esos pastores solamente se pueden tener cuando existe una acción intencional de generarlos por medio de la mentoría.
Para enfatizar la idea de multiplicación es necesario establecerla como un valor de la iglesia. Los valores se reflejan en las menciones que el pastor hace no solamente desde el púlpito sino también en conversaciones y en los espacios adicionales a los cultos regulares. Pero, los valores no deben quedarse en palabras sino que deben convertirse en acciones. La multiplicación de ministros solamente puede producirse de una manera intencional. Eso implica elegirlos, mentorearlos, capacitarlos, entrenarlos y enviarlos. Ese proceso se produce de una manera práctica y eso implica el ceder espacios para que realicen funciones significativas. El pastor debe delegar sus funciones entre sus discípulos, de manera que ellos puedan formarse de manera integral. Esto es muy fácil de hacer dentro del sistema celular. Es la manera cómo la iglesia del Nuevo Testamento multiplicó a sus pastores.


TRADUCCIÓN AL INGLÉS

Generating new pastors.
A fundamental value in the cell work is multiplication. In every sense: multiplication of conversions, baptisms, leaders, cells, etc. That also includes the multiplication of churches. According to some experts, a church can be planted in a 12 months period. Of course, that implies having the needed pastoral team to do it. You can have these pastors only when there is a deliberate act of generating them through mentoring.
In order to emphasize the idea of ​​multiplication it is necessary to establish it as a church value. The values ​​are reflected in statements made by the pastor not only from the pulpit but also in conversations and in additional spaces to the regular services. However, the values ​​must not remain in words but must be converted into actions. The multiplication of ministers can only happen in an intentional way. That involves choosing, mentoring, training, and sending them. That process is produced in a practical way and implies giving them the space to perform significant functions. The pastor should delegate his functions among his disciples, so that they can be formed integrally. This is very easy to do within the cell system. It is the way how the New Testament church multiplied its pastors.