jueves, 14 de noviembre de 2013

LA PREPARACIÓN ESPIRITUAL DE LOS LÍDERES.

El trabajo de evangelización a través de las células es un esfuerzo por arrebatar a los perdidos de las tinieblas para llevarlos a la luz de Jesús. Esa es una batalla de carácter espiritual que no puede ser luchada con fuerzas humanas. Por el contrario, se trata de una batalla en donde solo la dependencia de Dios puede definir al ganador. Por ello, la preparación espiritual del líder resulta ser crucial al desarrollar eficacia en este trabajo.
La preparación espiritual del líder tiene una dimensión personal y otra congregacional. La iglesia puede aportar conocimiento, motivación y aliento para que en su individualidad la persona ejercite la dimensión personal. Por el lado congregacional, la iglesia puede ir un poco más allá y crear los espacios y condiciones para que el líder se fortalezca espiritualmente.
Una manera en que creamos esos espacios en Elim es por medio de la Conferencia Anual para Líderes y Supervisores. Se trata de toda una semana en que los líderes asisten diariamente a la iglesia para recibir formación, estímulo y proyección. Esta conferencia es exclusiva para los líderes y supervisores de célula y es un privilegio que se les otorga solamente a ellos.  Otra manera, es cuando desarrollamos actividades especiales o tenemos predicadores visitantes. Los invitados con exclusividad para esas ocasiones son también los líderes y supervisores. Para aquellos miembros que desean participar de estas actividades siempre se les señala el camino: volverse líderes de célula.
Otro espacio para la formación del líder es la que se ofrece por medio del servicio. Todas las personas que ostentan alguna función o cargo dentro de la iglesia tienen como condición el mantenerse activos en el trabajo celular. Esto incluye hasta las funciones menos relevantes que se puedan concebir.
La suma de todo ello, no tiene como propósito la discriminación de los demás. Sino solamente crear los espacios que contribuyan a la preparación espiritual de los líderes para que a la hora de ir a la célula se encuentren en condiciones de ser de bendición para los necesitados.

Leaders’ spiritual preparation.
The work of evangelization through the cells is an effort to snatch the lost from darkness to bring them to the light of Jesus. That is a spiritual battle that cannot be fought with human strengths. On the contrary, it is a battle where only the dependence on God can decide the winner. Therefore, the spiritual preparation of the leader turns out to be crucial to develop effectiveness in this work.
The leader’s spiritual preparation has a personal and a congregational dimension. The church can provide knowledge, motivation and encouragement so that in his individuality the person can exercise the personal dimension. On the congregational side the church can go a little further and create the spaces and conditions for the leader to be spiritually strengthened.
One way we create these spaces in Elim is through the Annual Conference for Leaders and Supervisors or Coaches. This is a week in which leaders attend church daily to receive training, encouragement and projection. This conference is exclusively for cell leaders and supervisors and it is a privilege granted only to them. Another way is when we develop special activities or when we have visiting preachers. The exclusive guests for those occasions are also leaders and supervisors. The way is always pointed to those members who wish to participate in these activities, and that is: to become cell leaders.
Another space for leader training is the one offered through the service. All persons holding any function or position within the church have as a condition, to maintain active in the cell work. This includes even the less relevant functions you can imagine.
The sum of all this, does not have as a purpose the discrimination of the rest. But only to create spaces that contribute to the spiritual preparation of leaders so that when they go to the cell, they are in a position to be a blessing to those in needs.